/

¿Quién se esconde detrás de la garita?

Interactuamos con la conserje del Colegio Alkor, llamada Elena. Nos cuenta su experiencia trabajando en la garita y algunos secretos suyos.

Marta Rubio, Eduardo Mascarque, Guillermo Quesada, Lucia Reina, Carlota Monteagudo

La primera imagen que tenemos al llegar a la puerta de entrada al colegio, es la garita de nuestra conserje Elena, ¿Cuáles serán las cosas que ocurren en esa garita?

Para comenzar, nuestra conserje Elena, la cual lleva trabajando en nuestro centro durante siete años, comienza su día a las 8:15h, abriendo la puerta de entrada y dando paso a todos los alumnos y profesores del centro. Cuando llegamos, siempre nos está esperando con un ¡Buenos días!, para comenzar con buen pie. 

¿Qué funciones tiene la encargada de la garita del colegio Alkor?

Por una parte, Elena tiene diferentes funciones a lo largo de su jornada como:

  • Atender al teléfono (nos contó que en un día con mucho trabajo podría llegar a recibir más de 100 llamadas)
  • Abrir y cerrar las puertas del centro
  • Recepcionar paquetes y cartas
  • Atender a la gente que acude a preguntar cualquier duda
  • Atender los padres que van a buscar a algún alumno o alumna

Además, este año hay una novedad, y es que también se encarga de los objetos perdidos. Nos cuenta que lo que más se suele perder son: abrigos, material escolar, libros, cuadernos y juguetes.

¿Tendrá descansos?

Por otro lado, nos comentó que su primer descanso dura quince minutos, de doce a doce y cuarto, que empieza cuando los más pequeños terminan el recreo. Aunque, podríamos decir, que su tiempo libre empieza cuando los pequeños salen al patio. Nos confesó que la compañía de los pequeños es de las cosas que más le gustan del colegio. Para continuar, tiene un segundo descanso para comer. Este dura una hora, de una y media a dos y media.

Para finalizar, su jornada termina a las cinco y cuarto, cuando los niños de primaria salen del colegio. Siempre está muy pendiente de que ningún niño salga solo, y también se queda cuidando de aquellos que se quedan esperando a que lleguen sus padres.