Javier Simarro: «Ha sido una experiencia muy gratificante y por supuesto la volvería a vivir»

Un viaje a Irlanda, un reto y una gran oportunidad para el aprendizaje

En agosto Javier Simarro, alumno del colegio Alkor, decidió vivir una experiencia única durante tres meses en Irlanda, alejándose de su familia para ir a un territorio totalmente desconocido y estudiar allí. Ha supuesto un gran reto para él pero lo ha superado con creces. Narra a fondo cómo ha vivido la experiencia y anima a otros alumnos a hacer lo mismo.

¿Cómo has vivido la experiencia, y qué destacarías?

Ha sido una experiencia muy gratificante y por supuesto que la volvería a vivir. Ha mejorado mucho mi nivel de inglés. Destacaría la hospitalidad de mis compañeros y su amabilidad.

¿Por qué decidiste ir a Irlanda y no a cualquier otro país?

En el colegio me dieron la oportunidad de ir a Irlanda y no la quise desaprovechar. Estoy seguro de que no me he equivocado al decidir viajar allí

¿Cuáles dirías que han sido las ventajas? ¿Y desventajas?

Algunas ventajas son la mejora en mi nivel de inglés, como he dicho previamente, y los amigos que he hecho allí. Creo que no hay muchas desventajas al respecto, solo la vuelta al colegio en España.

¿Hay alguna diferencia en los adolescentes de Irlanda y de España?

La única diferencia que puedo observar es el idioma y el tipo de redes sociales utilizadas por los adolescentes. 

Estoy seguro de que no me he equivocado al decidir viajar allí

¿Qué costumbres son las que más te han gustado de Irlanda? 

Me ha gustado la hora de la cena, ya que es más temprana con respecto a España. Sentía que así, tenía más horas libres productivas por la tarde. También había cursos especializados para primero de Bachillerato en los que había muchas excursiones educativas. 

¿Has echado de menos a tu familia y amigos de España?

Sí, les he echado de menos, pero como hacía muchas actividades a lo largo del día, tampoco me daba tiempo a pensar en ello.

¿Hiciste buenos amigos?

Sí, hice amigos irlandeses pero también hice amigos españoles que, como yo, estaban de intercambio.

¿Alguna última cosa que destacar de Irlanda?

Sí, los pueblos son muy pequeños, lo que permite la confianza entre vecinos y, normalmente, buena convivencia.